Lingard salva los muebles en el último minuto

Partido disputado (2-2) en Old Trafford entre dos equipos que tuvieron el dominio por momentos, aunque en un global el United fue superior. Los de Dyche se adelantaron rápido gracias al tempranero tanto de Barnes y duplicaron su ventaja con un golazo de Defour de falta directa. Tras el descanso, el Burnley se replegó y Mourinho movió ficha, metiendo hombres de ataque para solucionar la papeleta. Jesse Lingard y su doblete fueron vitales para darle un punto que sabe muy poco al Manchester United

 

Enésimo tropiezo del United en esta Premier League. Ese podría ser el resumen de un partido que se está convirtiendo en algo habitual. Ver al United dominar e irse con un resultado paupérrimo. Hoy los que vieron el partido estarán de acuerdo con que Mourinho no especuló. Simple y llanamente el Burnley golpeó dos veces y lo hizo con acierto. Primero tras una falta lateral de Gudmundsson que remató a placer Barnes tras un despiste generalizado de la zaga local. Más tarde, en el 36, Defour clavaría en la escuadra un espectacular disparo de falta directa poniendo el 0-2. La revelación de la temporada se está convirtiendo en un dolor de muelas para cada rival que se cruza en su camino. El Burnley de Dyche no es espectacular, es efectivo. Sabe perfectamente cuales son sus limitaciones e intenta paliarlas con orden defensivo y efectividad arriba. Con su línea de cinco en la medular, los clarets son muy difíciles de batir, gracias a un sistema de ayudas constantes que provoca error tras error del rival. Y en un equipo tan paupérrimo como el United eso pesa muchísimo. La gran fortaleza defensiva del comienzo de temporada ha desaparecido y solamente De Gea mantiene el nivel. Sin lugar a dudas el jugador más destacado de la zaga es Ashley Young. Da igual en que flanco le coloquen, el inglés rinde de manera superlativa. 

El propio Young fue el asistente de Lingard en el primer tanto. Con un centro raso provocó que el mediapunta se sacase de la chistera un excepcional remate de tacón para recortar distancias. Y es que Lingard se está acostumbrando a ser protagonista, ya sea para bien como para mal. Es un jugador que cambia partidos. Hoy entró por Ibrahimovic, todavía fuera de forma, y se notó. Con Lingard el equipo cambió. No necesita el balón porque el balón le encuentra a él, como en el gol del empate. Tras un doble rechace de la zaga claret, Lingard dispara mal y marca a un Pope que había parado de todo antes. Lo positivo para los locales: no perdieron. Lo negativo: su juego y que el Chelsea le está mordiendo ya. La lucha por la segunda plaza va a ser una batalla encarnizada.

 

FICHA TÉCNICA

 

Manchester United: De Gea; Young, Jones, Rojo (Mkhitaryan, min 46), Shaw; Matic, Pogba; Mata, Ibrahimovic (Lingard, min 46), Rashford; Lukaku.

Burnley: Pope; Bardsley, Long, Mee, Taylor; Arfield, Cork, Hendrick, Defour (Vokes, min 67), Gudmundsson; Barnes (Walters, min 81).

Goles: Lingard (min 53 y 90+1) / Barnes (min 3) Defour (min 36).

Amonesatciones: Rojo (min 2), Shaw (min 52), Mkhitaryan (min 59) / Barnes (min 4), Taylor (min 34), Gudmundsson (min 65), Bardsley (min 69), Pope (min 71), Vokes (min 79), Cork (min 90+1).

Estadio: Old Trafford.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.