El Liverpool pierde su identidad en Gales

El Liverpool tropezó (1-0) ante un Swansea que recibió una inyección de adrenalina y moral gracias al tanto de Mowson en los minutos finales del primer tiempo. Los 'reds' estuvieron inoperantes en ataque aunque pudieron al menos llevarse un punto del Liberty Stadium con un remate al poste de Firmino en los últimos segundos. Pese a la derrota, los de Jürgen Klopp siguen cuartos en la tabla.

Quien iba a decir que sería el Swansea el que se entrometería en la andadura del Liverpool. Los 'reds' venián de una dinámica liguera en la que se comían casi todo en liga (14 encuentros sin perder), incluido al casi invencible Manchester City, hasta que llegaron a casa del pobre y les tocó ayunar. Los galeses, con ley del orden sin fisuras por encima de cualquier cosa, empiezan a construir unos cimientos prometedores. Con corazón y apelando a la obligación de creer también se consiguen puntos.

Focalizado el Swansea en su cometido de crear más peligro en campo contrario se cruzó en su camino un oponente más que voluntarioso, un Liverpool que lleva arrastrando problemas defensivos durante la última década y que sólo es capaz de mirarse en el espejo en quinta marcha. Toda jugada que se ralentiza le resulta antinatural a Jurgen Klopp. Y para variar, los despistes en la zaga le volvieron a decapitar.

No encontraban manera de imprimir aceleración en sus combinaciones los 'reds'. El masivo entramado defensivo prácticamente en área propia del Swansea impidía al Liverpool pisar bien el embrague. No parecía salirle mal la jugada a los de Carlos Carvalhal, que transformaron al Liverpool en un buey manso necesitado de un varazo. Cualquier jugada aislada era oro para un Swansea que encontraría un bálsamo mayúsculo en un saque de esquina al borde del descanso. Van Dijk estuvo torpe al despejar y Mowson aprovechó el rechace en el enésimo error atrás del conjunto de Los Beatles.

Le tocó remar con más vehemancia de la esperada al Liverpool mientras Klopp buscaba un salvavidas en el banquillo. Salah, Firmino y Mané parecían no encontrar cobertura en el Liberty. Ante la falta de profundidad, Robertson se animó a disipar agujeros por su carril. Entraron Lallana e Ings para arreglar el desaguisado. No iba a ser posible. Por muchas vueltas de tuerca que se le quiera dar, hay días en los que simplemente no hay manera. Ni aunque el Swansea se planteara en absoluto atacar. Apostó todo en mantener una renta mínima que para ellos tenía el resplandor de un botín.

El Liverpool no es que arrojara la toalla, es que no le salía nada de nada. Firmino pudo rescatar un punto de consolación en el último suspiro, pero su cabezazo se estrelló en el poste y Lallana no conectó con el rechace posterior. No tuvo duende de ningún tipo en territorio galés. No le quedó más remedio que asumir un destino que esta vez decidió sonreir a un Swansea que no anda sobrado precisamente de buenas nuevas esta temporada. La impronta de los 'reds' se desperdigó en el Liberty. 

Ficha técnica:

Swansea: Fabianski; Fernández, Mowson, Van der Hoorn; Ki, Fer, Naughton, Clucas, Dyer (Carroll 74'), Olsson; y Ayew (Bony 79').

Liverpool: Karius; Gomez, Matip, Van Dijk, Robertson; Can, Wijnaldum (Ings 72'), Oxlade-Chamberlain (Lallana 68'); Mané, Salah y Firmino.

 

Goles: 1-0 min.40 Mowson 

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.