Saltar al contenido

Salah sigue siendo el rey de Liverpool

Derby de Merseyside monocromático (1-4) entre dos equipos cuya diferencia entre ellos es abismal. Los de Klopp arrasaron a los de Benítez en todos los aspectos, acabando con el partido apenas empezado. Otra exhibición de Mo Salah con dos tantos volvió a ser diferencial. Rafa Benítez puede estar viviendo sus últimas horas como entrenador de los Toffees

Primera parte

No hubo color en el primer Derby de Liverpool de la temporada. O mejor dicho, si lo hubo. Todo rojo. Como viene siendo habitual desde hace ya tiempo, el Liverpool se pasea por Goodison Park como si estuviera en su ciudad deportiva de Melwood. Si eres aficionado de los Reds es una gozada. Si eres aficionado Toffee, cada derby es una tortura. El caso es que para el espectador neutral se ha convertido en una rutina ver a los chicos de Klopp acabar sin dificultad con sus vecinos.

Ver a esa maquina perfectamente engrasada devorar a los Toffees con una superioridad que casi es insultante. Ni dos minutos pasaron y ya estaba el Liverpool asentado en la frontal del área. El Everton, sabedor de lo que se venía, comenzó a achicar balones con una regularidad que asustaba. Ni rastro de Richarlison ni Gray.

Todo se estaba cociendo en su propia área. Y así fue como en el minuto 9, tras una buena internada de Robertson con asistencia incluida, Henderson adelantó a los suyos con un potente zurdazo.

Ni diez minutos pasaron y el Liverpool o mejor dicho, Salah, duplicó la ventaja. Carrera vertiginosa del egipcio, dejando atrás a todo rival que se encontraba para batir a Pickford con la zurda con sutileza. Y ahí se acabó el partido porque no vamos a engañar a nadie.

El Everton únicamente tuvo dos oportunidades claras en el encuentro: la primera acabó en gol de Demarai Gray tras un exceso de confianza de la zaga Red. La segunda fue a comienzos de la segunda mitad y salió de las botas de Doucouré, cuyo disparo fue rechazado.

Segunda parte

Sobre esa segunda parte, el resumen es que la historia siguió el mismo guion que la primera. Tras el segundo tanto de Salah, que fue idéntico que el de la primera parte solo que en la otra portería, poco más hubo. El Liverpool fue calmando las aguas, que terminó consiguiendo gracias al cuarto y último tanto de la noche, obra de Diogo Jota. El portugués recibió un balón al hueco de Robertson, controló orientado y fusiló a Pickford casi sin ángulo, firmando uno de los goles más bonitos del campeonato.

Y poco más que añadir. Ojalá pudiésemos decir que hubo más en el Derby de Merseyside. Pero el Liverpool no quiso.

FICHA TÉCNICA

Everton: Pickford; Coleman, Keane, Godfrey, Digne; Allan, Doucoure; Gray (Tosun, min 85), Townsend (Delph, min 73), Richarlison; Rondón (Gordon, min 59).

Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson; Henderson (Oxlade-Chamberlain, min 83), Fabinho, Thiago (Milner, min 75); Salah, Jota (Minamino, min 88), Mane.

Goles: Gray (min 38) / Henderson (min 9), Salah (min 19 – min 64), Jota (min 79).

Colegiado: Paul Tierney.

Estadio: Goodison Park (Liverpool).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.