Saltar al contenido

Intento fallido

Un inconmensurable Adebayor evita la derrota del Tottenham en Stamford Bridge (2-2) ante un Chelsea superior que deberá esperar para sellar su presencia en la próxima Liga de Campeones

Era el partido más esperado de este final de temporada. No sólo Chelsea y Tottenham, sino que también el Arsenalse jugaba mucho en este partido.

Óscar, en el momento de marcar el primer gol del partido | GOAL.com

Las urgencias eran para el conjunto ‘spur’, que aspiraba a superar al Arsenal y volver a meterse en los puestos de acceso a Champions. Y eso se notó en el inicio de partido, en el que los de Villas-Boas salieron con las líneas muy adelantadas y con la intención de presionar la salida del balón de los locales.

Pero todo se le volvió en contra en la primera llegada del Chelsea a la portería de Lloris, que acabaría en el primer tanto del encuentro. Era el minuto 10 y un córner botado por Mata lo cabeceaba Cahill antes de que, en boca de gol, Óscar empujara el balón con la cabeza al fondo de la red.

Duro golpe para los Spurs, que perdieron el norte y viajaron a la deriva hasta la aparición estelar de Adebayor en el 26. El togolés recogió un balón cerca de su área, se recorrió el terreno de juego hasta llegar a la frontal del área ‘blue’ y lanzó un disparo teledirigido a la escuadra de Petr Cech. Empate a uno en el marcador y el partido que volvía a hacerse un lavado de cara.

El Tottenham, más tranquilo y confiado, volvió a hacerse con las riendas del juego y otra vez ‘Manolito’ estuvo cerca de marcar tras empalmar un pase de 50 metros de Vertonghen, pero el remate se fue ligeramente alto.

Pero si algo se puede destacar del partido es su anarquía. En el minuto 39, en pleno dominio visitante, Torres -buen partido el suyo- dejó frente a Lloris con un gran pase a Ramires y el brasileño superó sin problemas al meta francés, poniendo el 2-1 con el que se llegaría al descanso.

La segunda mitad sería, durante sus primeros 35 minutos, un paseo para los jugadores de Benítez. Torres -en dos ocasiones-, Ramires y Azpilicueta pudieron poner el 3-1, pero les falló la puntería. Y eso, en un partido de esta categoría, se paga.

Una gran combinación en el minuto 80 entre Adebayor y Sigurdsson -con fuera de juego del togolés incluido- acabó con el islandés cruzando el balón ante Cech y poniendo el 2-2 definitivo en el marcador. Tras el gol y con la ayuda de un Dempsey muy activo desde su entrada diez minutos antes, el Tottenham estiró sus líneas para buscar el tanto de la victoria. La tuvo de falta Bale, desaparecido todo el partido, pero el meta checo frustró la ocasión.

Con el reparto de puntos y a falta de dos partidos para el final de la Premier, el Chelsea se queda a una victoria de certificar su clasificación para la próxima edición de la Liga de Campeones; mientras que los Spurs se quedan en el tren de cola en la lucha por entrar en el bombo para la máxima competición europea.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *